domingo, 31 de mayo de 2020

Haciendo pruebas

Hola a tod@s!!

Después de tanto mueble y tanto detalle infantil tenía ganas de pintar algo pequeño. Lo cierto es que no tenía ni idea, así que... como me enamoré de un cuadrito que ví por Internet de una ya compañera bloguera intenté reproducirlo. En realidad necesitaba probar con el decoupage y sobre todo aprender a ver detrás de un papel de arroz o una servilleta para después lanzarme yo solita y CREAR.




La base del cuadrito la rescaté del leñero de casa, siii!!!! iba a ser pasto de las cenizas de nuestra chimenea... era una simple tabla sin forma ni cuadrada, ni redonda, ni ovalada, así que con un par de capas de pintura chalk paint un lijadito aprovechando las endiduras que véis en la madera, la servilleta del pajarito y una capa de barniz mate... listo!! ya tenía mi pajarito...


Espero que os haya gustado, y millones de gracias desde aquí a la persona de la que he aprendido tantísimas cosas y en ese "momento" tanto me ayudó...

Presentación.

Bienvenid@ a mi blog,

Soy Raquel, curiosa y perfeccionista, me encanta la decoración, el detalle, el buen gusto, las manualidades y descubrir lo que se puede llegar a conseguir dándole una segunda oportunidad a las cosas.

Siempre he sido y sigo siendo una loca de los mercadillos. Cuando era mas jovencita ya me paseaba por todo mercadillo viviente. Como no... tuve mi época hippy viviendo en Londres. Vestía con ropa de segunda mano de los 70, y era feliz en los célebres Camden Town, Notting Hill y en todos los Second Hand Markets que descubría. Desde entonces tengo especial interés por todo aquel objeto que aunque no se le pueda llamar "antigüedad" si tiene un pasado, una historia detrás y un "sabor" especial.

Hoy nace este blog, para enseñaros en cada uno de mis trabajos (pasados y futuros) lo que he aprendido con "sacos" de ilusión e interés, para ayudar a quien lo necesite con todo lo que sé y personalmente seguir aprendiendo y mejorando con todos aquellos consejos que me podáis ir dando ya que como much@s sabéis, este "mundo" no tiene fin.

Así pues, os invito a que sigáis adelante conmigo en este viaje, porque si algo he aprendido es que...


Os espero!!

Como empezó todo...

Hace unos cinco años y medio que mi marido mi hija y yo después de unas cuantas mudanzas a nuestras espaldas y de haber ido comprando y heredando algún que otro mueble, finalmente "pusimos el huevo" en la que actualmente es nuestra casa.

Una vez instalados me dí cuenta del "poupurri" de muebles y estilos que teníamos, que nada combinaba entre sí y de que no me podía deshacer de ellos y comprar nuevos.
No podía dejar de pensar la de veces que decoré de cero una casa en la que nos instalábamos de nuevo, o que con lo que tenía y cuatro detalles más, dejaba muy bonita... Sin embargo ahora me encontraba en una casa preciosa, con muchísimas posibilidades, y con un montón de muebles prácticamente nuevos, que por mucho que cambiara de sitio en una misma habitación, o colocara sobre él diferentes objetos de decoración, no lograba crear la estancia acogedora que buscaba.

Fue con el dormitorio de mi hija que decididamente tenía que hacer algo, necesitaba todos los muebles que teníamos pero cada uno, de madera o chapado, era de diferente color. Así que sin tener ni idea de absolutamente nada de este mundo decidí que iba a pintarlos. De esa manera buscando cómo y qué pintura era la mejor vi la de cosas bonitas que se podían hacer. Me enamoré de los materiales (sobre todo de la pintura chalk paint) y sus técnicas (decapado, estarcido, decoupage...).
A partir de ese momento fue un no parar... gracias a ello con mucha paciencia y trabajo mi casa ahora es un HOGAR...
Estos son dos de los muebles de la habitación de mi hija, pintados con chalk paint y una capa de cera blanca para proteger y darles un color mas suave. A las superficies color blanco que iban a tener mayor "tute" le dí dos capas de barniz al agua mate. A los cajones de la cómoda le fuí mezclando el color lila con blanco para conseguir ese degradé tan bonito.
Veis que hada de papel de arroz, tan bonita, le puse en la estantería pintada a juego? Alrededor del hada después de pegar el papel de arroz se notaban los bordes así que, para integrarlos, le dí con una esponjita en el mismo lila de los muebles y un rosa muy parecido a los colores del papel de arroz. Para que todo el marco quedara mas integrado aún con el blanco de la estantería, de los mismos colores le estarcí esas mariposas que parece que se alejan volando.

Lo mismo hice con este detalle que veis aquí de la puerta del mueble, de la derecha de la primera imagen. En este caso, al ser el fondo lila, invertí los colores jugué con el rosa y el blanco




La estantería la pinté toda de blanco, para darle un toque de color le pinté los bordes en lila. Quedó bonita ehhh?? Al lado opuesto al hada, en un hueco que coincidía con la estantería de la pared un estarcido de florecitas y hojitas.
Esta estantería era de madera de pino sin tratar, fue una gozada pintarla, tan agradecida!! De nuevo jugué con el blanco y lila para que destacara. Lo que veis en el centro lo rescaté del cubo de la basura, es un estante hecho a mano para colocar libros y se sostengan.


También era de madera de pino sin tratar, lo pinté de lila, pasé la vela por los sitios donde, después de pintar en rosa, pasaría la lija para decapar y barniz mate para terminar, sin antes pegar unos trocitos del mismo papel de arroz de las hadas. Me dio un juego este papel... se nota que a mi hija le encantan las hadas?




Imitando el hada de la estantería, le repasé el borde del papel de arroz en lila para que resaltara la imagen.






La mesilla de noche era de un color roble claro que, por supuesto, también necesitaba un arreglillo... así que vengaa!! ya puestos... también cayó.... En total cuatro días de trabajo, mañana y tarde sin parar. La pizarra del "gigante sueco" llegó unos meses mas tarde, quedé tan saturada del color lila que tardé varias semanas en acabarla, parece mentira verdad?... pues pasa. De repente un día te entra la locura y arrasas con todo y otro no tienes ganas ni de abrir el bote de pintura.

Estas dos "cestas-caja" de un material entre tela y plástico, se las regaló mi madre a mi hija cuando era muy pequeña. Una era azul y la otra verde, ya han pasado un par de años desde que las pinté, se les ha ido algo la pintura, de hecho se ve el azul en una de ellas. No pegaban nada con los colores que ahora tenía la habitación así que, como había que aprovechar la pintura lila que me había sobrado y había oído que la chalk paint podía con todo, me arriesgué ha ver qué pasaba y sorpresa!! han aguantado unos años el "trote" de una niña pequeña. Como veis seguí sacándole partido al papel de arroz y con un par de plantillas de estarcido las adorné.

A mi hija, imagino que como a todas, no hay nada que mas le guste que el tener cajas y cajitas para guardar todas sus cositas. Cuando ya habían pasado unos meses, casi medio año, desde que terminé la habitación, un día en mi trabajo haciendo limpieza encontré estos archivos para tarjetas de visita que antes se utilizaban pero que, ahora ya... con las nuevas tecnologías, han quedado obsoletos. Se iban a la basura, así que de nuevo les di una segunda oportunidad!! Eran de cartón verde, de nuevo pintura chalk paint, plantillas de estarcido y en esta ocasión, en vez de papel de arroz, me lancé con unas servilletas muy bonitas de hadas. Mi hija estos años ya se ha encargado de personalizarlas con sus pegatinas y carteles, jajaja....

Espero que os haya gustado esta entrada con la que no sólo habéis visto mis inicios en este mundo tan apasionante, sino que también habéis conocido un poquito más de mi.

Nos vemos en la siguiente!!